Sunday, December 31, 2006

destruyendo las palabras

Hasta el último minuto tiene sesenta segundos...
Confío en que este no sea el final, aunque nunca se me dio bien resumir a unos cuantos momentos todo lo ocurrido.
Digamos que en este año lo más importante fue un abril a la italiana o los viernes de seis a ocho o la cerveza con limón o los trenes...o robar una postal...
digamos que octubrenoviembreylamitaddediciembre han sido sólo un ensayo, que prometo no deber nunca más un sábado a nadie...hasta que el cuerpo aguante. Porque todos somos agua...incluso el mar está presente en este año. Digamos que seguiré utilizando las manoletinas de rayas que tantos lugares, tantos sueños, tantas dudas han vivido.
Aunque como todo, la luna también tiene cara oculta, aunque nunca aprenda a jugar a confesiones y las palabras vayan poco a poco erosionándome la piel...

✂-----✁-----------✁-----------✃-----------------------✁-----------------✃-----
2007

2 comments:

Javier Herque said...

Digamos que aun me quedan migajas de tiempo, digamos que me gusta compartir tus renglones, digamos que mirar tus nubes intentando inventar nuevos nombres para esos nuevos colores es grato, digamos que aunque el final de este año no esta siendo fácil miro hacia las huellas que vendrán con la esperanza que aprendan de tus nubes, de sus colores, de las sonrisas que esperan detrás de la luna, de los instantes que se perdieron entre dudas y silencios.

Digamos que seguiré usando vaqueros, escribiendo con lápiz, intentando perderme dentro de las fotos en blanco y negro, huyendo de los domingos que caen en lunes y esperando que la lluvia no se olvide de mí.

Digamos que te deseo un feliz 2007 lleno de nubes que deseen ser pintadas por tus palabras.

Un fuerte beso.

jaio said...

Digamos que intento ser feliz.
Digamos que a ratos lo logro [hay veces que hasta consigo olvidar].
Digamos que te encontrare en algun semaforo.