Wednesday, May 09, 2007

Alguien tiene mis palabras de Paris


Las nubes aplastadas y rojas sobre el Barrio Latino de noche.
El azul encontrado con el gris en la azotea.
Por la cuesta siseante resbalan los compases de jazz de un piano bar.


Le Sacre Cœur acapara el aire de turistas exhaustos, casi rendidos, pertinaces en cambio.
"Sobre estas piedras, ¿cuántos pies habrán pasado? ¿Cuántas gotas? ¿Cuántos charcos?".


Lo han ido llenando todo de vendedores desesperados y olor a crêpes al momento y pinturas para llevar. Pasa otro avión por encima de las nubes de plomo para renovar los ojos que ven y las manos que tocan, los flashes, los "un poco más a la izquierda".
No he visto ningún gato en el tejado. Ninguna parisina con boina calada a un lado.

À la boulangerie, on achete des baguettes. Ça, c'est vrai. Y coger el metro sobre el Sena [La fille sur le pont une autre fois]

Soñar que quizás el escultor lo logrará. Que aquel amor que encontramos en Milo aprenderá a abrazar como se besan en el Beso.

Y diseccionar la Virgen de las Rocas.



"En el fondo, -dijo Gregorovius- París es una gran metáfora"
[Julio Cortázar, Rayuela]

7 comments:

la niña perdida said...

Se me ocurren tantas palabras: magia a borbotones,música- do,re,mi,fa,sol,la,si,do,lunares de colores...y todo para decirte que al leerte se me despierta una sonrisa y bailan mis letras.

Ahora que lo leo suena un poco tonto.

DANI said...

Es una ciudad interminable (metáfora again)

botas de agua said...

Paris, grande petite ville. Tous ceux qui y sont passés croient que c'est leur ville. Rayuela, París no se acaba nunca... il y a toujours des baguettes mais aussi des pains aux chocolat et des croissants... la pluie, toujours la pluie, même celle qui n'appartient plus aux amoureux... tu n'as pas vu des chats? Je la pense et je la garde dans ma poche, si grande si petite, comme un sourire.

Tristancio said...

Estuve allí, y nadie se enteró, ni el pasaporte me pidieron en la frontera. Y vaya, con lo importante que era para mí...
También París se acabó. Como se acabó Florencia, Lisboa, Madrid, Barcelona...
Pero queda está ciudad del fin del mundo, sin torres "infieles", sin museos dignos de guías universales, sin "santas capillas", sin arcos triunfales... queda mi ciudad gris, envenenada y profana... queda, al menos queda, como si no importara nada.

Tristancio said...

(Tu amiga del Sur dice bien, acá el "fomingo" ya es una institución.
Y sí, esas muertes "desidiosas", duelen... y cada siete días, y a veces entre semanas).

Otro paréntesis:
(Aquel corazón que late por todos lados que me encontré hace un tiempo, me dejó temblando entero... casi sin atreverme a hablarte, hasta ahora que me hago el valiente).

amandine said...

me tengo prometido un viaje a París desde hace años. No puede pasar de este otoño.
sé que podré saborearla como un caramelo deseado y recorrer sus calles de la mano de todas las nostalgias que esta ciudad anticipa.

Un basier pour toi. Un rêve, ma petite, á Paris...

Alice ya no vive aquí said...

Algún día tengo que probar en la piel lo que hoy leo con los ojos... y sentir esa ciudad.