Friday, November 02, 2007

aguacate

ella tiene
una última
palabra



que siempre se despierta afónica y empapada.

Una palabra temblorosa,
aterida.

Demasiado valiente para un
corazón

pasado de vueltas






6 comments:

Amor said...

vivamos deprisa

:-)

amor

DANI said...

Pues eso, ya lo dije. El equilibrio....es imposible.

Besos equilibristas

.JL. en los afelios said...

pero quizá seguimos ateridos,
porque creemos que en el fondo siempre hay algo...
que tal la sesion, dj??

;)

La niña perdida said...

En el fondo me gusta creer que nada es imposible...

"...que algo ha cambiado,
¿dónde estás?..."

y seguir

distante.espejo said...

te espero al otro lado de la autopista.
en un café de medianoche.

a ti no te hace falta una última palabra, creo que ya la escuché, antes de decir nada.
va.lien.te

ya te contaré.
ciao.

nunca existió.

ele de L said...

me preguntó:
¿qué pasa cuando las lágrimas son sólidas?
y le dolía la sonrisa
y parpadeaban los semáforos
"por-favor-no-te-vayas, aún no"
quizás pensar que la lluvia
podía hacer nuestra su humedad
ahora ya sabemos que no
que no le importamos a la lluvia
que seguirá una y otra vez cayendo
y nosotros, al final, no somos anfibios
quizás por eso no funciona.
Eso me dijo. Pero sus brazos me apretaban... no me mientas, tantas veces no. Resbalar ya no es una opción.
Por qué regalar a alguien la posibilidad de dolernos tanto.
Aguacate, cuando alguien te recoja asegúrate de que te merezca. Pero eso ya lo dije. Sí creo que ya lo dije. A veces me pregunto dónde estás. Y los nombres de ciudades sólo son disfraces.