Sunday, November 25, 2007

Siempre se sentaba en el suelo.

No porque estuviera frío,
no por presumir de que estuviera duro.

Quizás fuera porque de ahí no se podía caer.

2 comments:

Mario Fizzio said...

quizá quería sentirse como una semilla, una pequeña y sonriente, lista a germinar con el primer rayo de sol y la primera lluvia fina.

la chica de los botones said...

"me he dado cuenta de que te gusta el suelo. te sientas en él, aunque haya sillas, o la cama. se nota que estás agusto así"






eso me dijo, en la ciudad roja.