Saturday, December 01, 2007

Verborrea

La gente que dice que soy mágica no sabe lo que dice.

Yo sé que tiré la poca magia que tuve en los bolsillos y nunca más pude volver, falta de migas de pan sobre el camino.
La magia es frágil pero fuerte, está llena de efes. 
Y P está siempre a punto de.
Y de repente, hoy, ahora (suponiendo que ahora puede ser hace un rato) he escrito BASTA con los labios en el aire de una noche no tan fría como debiera.

Harta.
De promesas e incluso de profecías.
Después del hastío, queda sólo un hueco vacío.
Harta de ser la princesa de la boa de fresa, de la mirada lánguida y triste o la sonrisa abierta, grande y pueril.
Harta de piruletas, 
de inocencia guardada en la cartera.


Y qué si no sé decir todo lo que ya tiene una palabra asignada en el diccionario, incluso con silla en la Academia.
Yo tengo una palabra para ti. Quiero que sea nunca. Pero se me combina fácilmente con cabrón. Tengo toda una lista de insultos decimonónicos, empezando por bastardo, que nunca debieran haber sido puesto bajo la tutela de los dedos de una señorita como yo.

Y si la mitad de mis versos empiezan con tengo, 
la mitad de mis versos es una puta mentira.

Tan puta como todas un sábado a las tres de la mañana
(puede que esto ya lo haya leído. O quizás sólo sea como esa rutina que se disfraza siempre de pretérito cuando aparece)

Pero no, Rayuela no se acaba nunca y Oracio es un hijoputa.
Como todos un domingo a las dos del mediodía.


a la generación del 84, feliz cumpleaños

7 comments:

silvia said...

bonita foto

distante.espejo said...

¿qué ocurre?

beauséant said...

...intiéndelos... quizá, a las dos del medio día de un domingo, cualquier propósito de enmienda es un puto suicidio...

Tristancio said...

Me gusta la rabia. Es el mejor antídoto contra el vacío.

Me gusta la palabra "puta" bien pronunciada, o entre dientes; y "bastardo", lanzada a quemarropa...

(y los libros, que por suerte, no se acaban nunca).-

Abrazo.-

(La ciudad, Paz, está tibia ahora. La tibieza es más fácil de imaginar??)

amandine said...

brutalmente mágica.

la puta realidad

a veces

es una mágica oportunidad para vernos

renacer

La niña perdida said...

No,no se acaba nunca.
Te relleno los bolsillos, con la poca magia que me queda...

=)

Upita said...

Me encanta.
Y el audio (L)

A animarse. Y a seguir con las piruletas. Porque yo creo que sí eres mágica.

Muá!