Saturday, April 19, 2008

Me gusta romper un cristal contra la almohada justo antes de acostarme.

Y es que yo nunca podría ser la Princesa del Guisante.

Soy más bien todo lo contrario.

2 comments:

la niña perdida said...

=)

sólo eso, una sonrisa que es lo que me sale cuando vengo y te leo...

no eres una impresentable sino justamente todo lo contrario.

Javier Herque said...

Mejor…mucho mejor; la princesa del guisante no sabia hacer guerras de almohadas no sabia escribir sueños de fakir ni hacer de la policromía una manera de sonreír mientras se duerme sobre nubes naranjas.

(¡¡ Como para esconder una sandia entre los colchones¡¡)

Un beso.