Saturday, June 14, 2008

onírica

Hoy he soñado que me hipnotizabas, y me hacías ser perfecta, con esa sonrisa que sólo saben poner las recepcionistas. He soñado que me llevabas de la mano orgulloso por las calles. Y que yo no me tropezaba, y no se me caía el asa del bolso, que llevaba la ropa planchada y los zapatos de tacón.
Me he despertado odiándote.
Porque me gustan los detalles de mi imperfección, como los lunares de la espalda, y la cicatriz de alguna guerra.

2 comments:

distante.espejo said...

es que una paz perfecta o un manú perfecto o cualquiera, ya no sería él, yo tengo salidas de tono que me hacen ser yo y si no las tuviese sería un poquito menos...

me alegra que te gusten tus imperfecciones. un besazo

POW said...

La perfección de lo imperfecto, nos hace grandes. No?

Besos creciditos