Saturday, November 07, 2009

Nothing to do today but smile

Anoche tuve un sueño. Aunque no sea seguro, aunque tú no estés aquí para agarrarme cuando casi salgo volando más allá de la terraza y nadie nunca quiera quedarse a tomar té (a las cinco).
Anoche tuve un sueño y éramos felices.
No sé muy bien quiénes éramos. Así que voy a dejarlo en un tú y yo. Y cogeré la bufanda antes de salir de casa. Y no había poesía en los andenes, quizás hubiera profetas. Pero estaban demasiado ocupados persiguiendo su tren, maldiciendo a su jefe y creyendo en la crisis como jamás ningún dios ha sido venerado.

Ni siquiera el hombre del tiempo me puede dar las noticias que necesito
.

2 comments:

Lights of Tokyo said...

A veces es mejor pasarse el día recordando un sueño que mirando alrededor.

el fantasma said...

odio a los profetas
manipulan a la gente y se aprovechan de sus ganas de algo a que aferrarse