Thursday, April 22, 2010

La chaqueta morada llena de bolas. De lana de verdad. Los pies descalzos y el suelo templado. Carraspea y sigue leyendo en voz alta, mientras suena del otro lado el quinteto de la Trucha de Schubert, pronto volverá la voz profunda del locutor a catalogarlo: D 667.
La sonoridad otorga significado a las palabras , quizás por eso sigue leyendo en alto.

-¿Pasa algo?
-Sí -dijo Havel- ¡La extraño!

Olía a lavanda mezclada con lluvia. El equipo del barrio marcó un gol y no pudo evitar precipitarse a la ventana y observar a los vecinos saltando en frente de sus televisores, oír los cláxones por toda la ciudad. Contó las páginas para el fin del capítulo, y en un cálculo apresurado supo que no le daría tiempo a terminar antes de la cena.

2 comments:

Anonymous said...

clarasojo.blogspot.com hacete seguidor hay premios!

el fantasma said...

yo tembién miro mucho las página que me quedan para final del capítulo para ver si me da tiempo antes de que...