Sunday, September 23, 2007

On the road

Pero esta vez, yo me quedo.
Me quedo sin viento,
sin palabras,
sin abrazos.

Me quedo sin la lluvia que le falta a esto para ser una auténtica despedida.
Me quedo, y parece para siempre.

Y pasan los segundos y parecen horas,
y se alargan los metros,
y se me enrevesan las distancias.