Tuesday, January 22, 2008

1 comment:

javier said...

Siempre hay charcos…pero no siempre hay ganas de saltar y en ocasiones el salto es un desafío y no importa la distancia ni tan siquiera tomar o no carrerilla…solo importa el salto…y la princesa dejara sus zapatos de cristal junto a los muelles del colchón y saltara descalza o chapoteara sobre el agua…total ser trasgresora es un derecho/deber que tenemos todos seamos o no de sangre azul…y sea cual sea la amplitud del charco.

¿Saltamos?

Un beso.